Las peculiaridades del voice-over

El voice over es el vocablo inglés que significa voz superpuesta, es decir, la técnica de doblaje que está ahora de moda. Si no sabéis qué es, pensad en las series típicas de Divinity y los nuevos canales de DKISS y TENTV: esos docu-realities sobre cualquier tema inimaginable (bodas, tartas, pesca, casas, decoración y un largo etcétera). Ahora sí, ¿no? Técnicamente es el tipo de doblaje, en el que el actor interpreta ligeramente el diálogo traducido, pero la versión original se escucha de fondo más baja.

Aquí tenéis un ejemplo de Crímenes pasionales, una serie de DKISS en la que participé traduciendo parte de la primera temporada.

 

Esta técnica se puso de moda con la llegada de la TDT y sus nuevos canales, ya que necesitaban mucha programación nueva con la que llenar el tiempo. El método voice over no solo es mucho más rápido de hacer, porque no hay que encajar la voz con los movimientos de la boca; sino que es más barato. Antiguamente solo se utilizaba en documentales o en anuncios para dar más veracidad al hablante, pero hoy lo podemos escuchar en todo tipo de programas.

Las diferencias con el doblaje son evidentes: el diálogo no tiene que encajar con la boca, la interpretación de los actores de doblaje es mínima y la versión original se escucha de fondo. Pero, ¿qué diferencia le supone al traductor frente a otros tipos de proyectos audiovisuales?

La longitud del texto

Si bien es cierto que no hay que sincronizar el audio con la boca de los personajes, sí que hay que tener en cuenta la longitud del parlamento. Esto no significa solo acortar; en algunos casos, significará alargar, debido a que el personaje titubea mucho, se entrecorta o repite algo dos veces que, aunque parezca mentira, suele pasar bastante a menudo.

La multitud de repeticiones

Parece ser que a los estadounidenses (la mayoría de los programas que traduzco provienen de EE.UU.) les da igual repetir you know cada tres palabras, decir que todo es awesome o soltar oh my god ocho veces en menos de treinta segundos. Sin embargo, todas estas repeticiones en español quedan horribles y hacen el diálogo muy monótono. Vas a tener que echar mano al diccionario de sinónimos y evitar que los personajes se repitan como papagayos una y otra vez.

La ausencia de guion

Una gran parte de los programas que usan voice over son docu-realities en los que los personajes cuentan su historia sobre la marcha, sin guion ni estructura. Esto, que está pensado para darle un enfoque real al tema, acaba resultando en guiones caóticos. Los personajes se equivocan, reformulan y empiezan de nuevo a mitad de frase, tal y como lo haría una persona que está hablando sin pensar demasiado en lo que dice. Para el espectador español no es especialmente relevante todas estas dudas al hablar, así que si las podemos suprimir, siempre quedará mejor y evitará que el público se vuelva loco. Además, siempre hay que pensar que todo será interpretado por un actor de doblaje, que ya se encargará de darle el tono adecuado.

Las tarifas

Evidentemente, si el voice over es más barato para las cadenas de televisión, acaba afectando a toda la cadena que está por debajo. Los traductores, como casi último eslabón, notamos la diferencia. Según mi experiencia, las tarifas de esta modalidad suelen ser la mitad de lo que te ofrecerían por el doblaje. Aunque es cierto que se tarda un poco menos en traducir, aún así me parece excesiva la reducción, ya que generalmente este tipo de productos suele tener un nivel de urgencia mayor.

¿Qué pensáis del voice over? ¿Qué otras características podríamos destacar? ¿Os parece que algún día sustituirá al doblaje?

2 comentarios en “Las peculiaridades del voice-over

  1. Fernando Castillo dijo:

    ¡Me ha encantado tu artículo! Por fin alguien que hable de esta modalidad algo desconocida y a la que dedico tanto tiempo.

    En mi opinión, nunca sustituirá al doblaje. Una de las principales razones de la baja audiencia de estos programas es precisamente por lo molesto que resulta escuchar dos voces entremezcladas a cada momento.
    Totalmente cierto lo de las locuciones repetitivas. Es fundamental olvidarse de la expresión literal y pensar en equivalentes nuestros que suenen naturales, por ejemplo “¡qué fuerte!”, “madre mía”, “qué pasada”, etc.
    Y en cuanto a las tarifas, es una lástima porque hace años se pagaban mejor. Ha habido una guerra de precios a la baja y se ha notado, pero ahí estamos nosotros para negarnos cuando bajan de ciertos límites.

    ¡Un saludo!

    Me gusta

    • thetranscreationroad dijo:

      Sí, estoy segura de que no sustituirá al doblaje, pero está claro de que está modalidad ha llegado para quedarse, aunque sea en determinados tipos de programas.

      En cuanto a las repeticiones, yo siempre intento imaginar que yo estoy en esa situación y qué es lo que diría y me olvido del original. ¡Es como más natural queda!

      ¡Gracias por pasarte por el blog! 😃

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s